coir
La versatilidad de la fibra de coco (fibra de cáscara de coco y extractos) ha llevado a su amplio uso en diferentes industrias. La fibra de coco ha establecido una destacada reputación en las industrias hortícola, agrícola y para el control de la erosión. La fibra de coco se encuentra entre la cáscara y la capa externa del coco. Las células de fibra  individuales son estrechas y huecas, con paredes gruesas cubiertas de celulosa. Al principio son pálidas y débiles, pero luego se endurecen y se tornan amarillas cuando se aplica una capa de lignina en sus paredes. El alto contenido de lignina (46% por peso) de las fibras de coco la hace naturalmente resistente al moho y a la descomposición, sin necesitar algún tipo de tratamiento químico.

Existen dos tipos de fibra de coco:

La fibra marrón se cosecha de cocos completamente maduros. Es gruesa, fuerte y tiene una alta resistencia a la abrasión. Las fibras de coco marrón maduradas contienen más lignina y menos celulosa que fibras como el lino y algodón; lo que la hace más fuerte, pero menos flexible. La fibra blanca se cosecha de los cocos antes de madurar. Estas fibras son de color blanco o marrón claro, y son lisas y muy finas. Sin embargo, son mucho más débiles que la fibra marrón.
“La última prueba de la conciencia del hombre puede ser su disposición a sacrificar algo hoy para las generaciones futuras cuyas palabras de agradecimiento no serán escuchadas” Gaylord Nelson
eco_logo

CoirGreen™ – "Environmentally Friendly"

Menú de cierre